Una vuelta gastronómica hacia el Salvador

Este es un ANUNCIO

Por Roxana Díaz

El municipio de Cuscatlán se ubica en el país de El Salvador, famoso por la gran cantidad de comercios que ofrecen uno de los platillos más característicos de ese país, las pupusas. Para los salvadoreños no es necesario viajar hasta su país de origen y deleitar su paladar con una auténtica pupusa, basta con trasladarse a la ciudad de Escondido, CA. y encontrar el restaurante Cuscatlán.

Desde el año 2004 Ismael Alvarenga propietario de Cuscatlán, ofrece una variedad gastronómica de la comida salvadoreña, acompañada de los ingredientes básicos que caracterizan a sus platillos y bebidas.
Alvarenga llego a los Estados Unidos desde El Salvador en 1986, trabajando por más de 20 años en restaurantes y expresó, “llegue a este país como todos, con un sueño de superación, mi primer trabajo fue lavando platos y cortando verduras, después de muchos años de trabajo, en el 2004 me arme de valor para comprar mi propio restaurante”.

La gastronomía salvadoreña es una mezcla de la cultura indígena pipil y la española, se basa en productos como el arroz, frijoles y maíz. Cuando se habla de comida salvadoreña, las pupusas se llevan el puesto número uno.
La verdadera fama y distinción de este platillo, es la pupusa revuelta, Ismael la describe como la receta original que lleva, chicharrón, queso, frijoles negros, el curtido de repollo con cebolla, orégano, sal y vinagre, salsa de tomate con un pequeño toque de picante.

En la comida salvadoreña podemos experimentar diferentes texturas y sabores culinarios que durante siglos han estado presentes. Diferentes guisados, tamales de elote, pollo y puerco envueltos con hojas de banana y la sazón con diversas especies son un ejemplo de este tesoro culinario.

Como en toda cultura es típico tener diferentes menús para la mañana, tarde o noche, Alvarenga nos comentó que en El Salvador la tradición es desayunar plátanos machos con frijoles, crema y huevo.
No podemos dejar a un lado las bebidas tradicionales hechas a base de frutas tropicales de la región como la conocida “ensalada” que lleva marañón (fruta tropical proveniente de Brasil), manzana, piña y mango, todas las frutas son picadas y se disuelven en agua. La horchata que está preparada con semillas de morro (parecida a una nuez, proveniente de El Caribe), cacao canela y ajonjolí y la bebida de “arrayan” que es una guayaba acida, fruta de esta región.

En Cuscatlán aparte de ofrecer toda la gastronomía mencionada anteriormente, también encontramos productos hechos por ellos mismos, en el caso del postre de empanadas de plátano, la leche para el relleno ellos la preparan, y la mazorca para los tamales es raspada también por ellos.
Para probar un poquito de todo el festín salvadoreño, Alvarenga creo el “Cuscatlán Sampler” que lleva 2 pupusas un tamal de pollo, puerco o de elote, yuca, plátano y chicharrón.

Sin duda alguna contar con espacios en este país que nos recuerden el lugar donde nacimos es una gran satisfacción. Seguir conservando nuestros platillos y tradiciones es símbolo de amor y respeto por nuestra cultura.

“El 13 de octubre se conmemora el Día Nacional de la Gastronomía de El Salvador”.

Patrocinador

Este es un ANUNCIO

Be the first to comment

Deja un comentario

UA-86113304-1
A %d blogueros les gusta esto: