“Un encuentro mágico con la muerte; 2 de noviembre celebración auténticamente mexicana”

Este es un ANUNCIO
Representación azteca del día de los muertos en el Centro Cultural de las Artes de Tijuana, México. Fotografía por Juan Jose López Portillo.

Por Roxana Díaz

“La muerte está tan segura de alcanzarnos que nos da toda una vida de ventaja”, “de gordos y glotones están llenos los panteones”, “el muerto al pozo y el vivo al gozo”. Estas son algunas frases célebres que el mexicano ha compuesto para describir lo que significa la muerte en su país.

El mexicano cada 2 de noviembre tiene un encuentro con la muerte, pero no es un encuentro tenebroso o malévolo, al contrario es de alegría, celebración, veneración y recuerdos por aquellos que se adelantaron en el camino.

México es el único país que juega y se ríe de la muerte, donde en el resto del mundo se le teme, busca simbolismos que representen felicidad y no tristeza. Un ejemplo es la famosa “Catrina”, creada por el caricaturista mexicano José Guadalupe Posada, que es la viva imagen de la muerte, un esqueleto o como la llaman “la calaca”, la catrina siempre se muestra feliz, cantando, bailando, transmitiéndonos el mensaje de que tenemos que vivir plenamente.

Esta celebración es una mezcla de costumbres mesoamericanas y europeas, en algunas regiones de México las festividades comienzan a partir del 25 o 28 de octubre, en esos días empieza la mística creación de los altares. Representando todo lo que le gustaba al difunto, como comida, bebidas, acompañado de su fotografía y otros elementos característicos de los altares.
Y en el 2 de noviembre se realiza el mágico ritual de llegar a la tumba del difunto. Es una manifestación de volver a sentir la presencia del ser querido que se ha ido. El olor a flor de cempoalxóchitl, el incienso de copal, los altares coloridos, la música, los rezos y la luz intensa de las veladores, transmiten un sentimiento de paz y calma para recibir a las almas del más allá.

La celebración del día de los muertos es tan inigualable, llena de misticismos, significados y riqueza cultural, que fue proclamada por la UNESCO como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

“Soy la de siempre, la que habrá de cargar con ustedes y con sus hijos, y con los hijos de sus hijos hasta que al final no quede nada: ni un último vástago, ni un borroso recuerdo” (fragmento del Monólogo de la muerte del escritor mexicano Oscar de la borbolla).
Para los mexicanos la muerte no significa una ausencia, sino un escalón en la vida, una nueva etapa y para que temerle a la muerte, si al final del camino a todos nos vendrá a visitar.

Patrocinador

Este es un ANUNCIO

Be the first to comment

Deja un comentario

UA-86113304-1
A %d blogueros les gusta esto: