La batalla de las ciudades santuario; el impacto social y económico.

Este es un ANUNCIO
Recientemente la ciudad de San Francisco que desde 1989 es ciudad santuario, entablo una demanda en contra del presidente Donald Trump por la orden ejecutiva catalogada para muchos inconstitucional. Foto por Roxana Díaz.

Por Roxana Díaz

El inicio del 2017 ha sumergido a miles de habitantes de Estados Unidos en un miedo e incertidumbre. Para muchos la Era de Trump ejerce un cambio, retroceso o tiranía.

Pero lo que tenemos claro son las voces que reclaman el respeto a las mujeres,  minorías, a los inmigrantes y derechos civiles. Las manifestaciones y protestas se han realizado alrededor de todo el mundo, abarcando diversos temas como el futuro de los dreamers, el aborto, la misoginia, la salud y los inmigrantes.

Las nuevas políticas de esta administración denotan la cacería para eliminar los derechos de los inmigrantes y las propuestas para bloquear con mayor fuerza las fronteras.

Una de estas políticas es acabar con las llamadas “Ciudades Santuario” que nacieron por un movimiento generado en los años 80’, donde en algunos lugares de Estados Unidos como las iglesias, recibían a personas que huían por las guerras civiles de Centroamérica.

La organización Inmigration United States define a las ciudades santuario como “amigables con los inmigrantes”, los gobiernos locales no expresan abiertamente la bienvenida a inmigrantes ilegales, pero el trato hacia ellos es menos discriminatorio y hay más apoyo.

Sin embargo el debate por la permanencia de estas ciudades se ha ido acrecentando, una de las promesas de campaña de Donald Trump fue expulsar a 11 millones de inmigrantes, donde un porcentaje muy elevado vive en las ciudades santuarios.

La batalla legal es retener fondos federales a las localidades que no intercambien información sobre el estatus migratorio de sus habitantes, alcaldes como Rahm Emanuel de Chicago, Bill de Blasio de Nueva York, de Seattle Ed Murray, Eric Garcetti alcalde de Los Ángeles, entre muchos más, se han incorporado a la lista del batallón para continuar con la lucha de la preservación de las ciudades santuarios.

Pero la lucha de esta batalla no persigue solo la protección de los inmigrantes, sino también el contexto económico, social y cultural que generan dichas ciudades.

Una investigación de Tom K. Wong, profesor de Ciencia Política en la Universidad de San Diego arrojo estos datos; –

-El desempleo es 1.1 % menor.

-Hay un promedio de 35 % menos delitos de violencia y contra la propiedad por cada 10.000 personas.

-El ingreso promedio anual de las familias es mayor que en las ciudades no santuarios (más de 4,353 dólares)

-Existe 2.3 % de menos pobreza.

Existen más características que explican los beneficios que atribuyen a una ciudad santuario; https://www.americanprogress.org/issues/immigration/reports/2017/01/26/297366/the-effects-of-sanctuary-policies-on-crime-and-the-economy/

Recientemente la ciudad de San Francisco que desde 1989 es ciudad santuario, entablo una demanda en contra del presidente Donald Trump por la orden ejecutiva catalogada para muchos inconstitucional.

El presidente del Senado estatal Kevin de León expresó en su cuenta de twitter, “no vamos a comprometer la seguridad y la economía de nuestras comunidades para hacer cumplir las leyes injustas federales de inmigración”.

Un estudio por el Centro de Investigación http://www.pewresearch.org/ , reveló que California es el estado con mayores políticas de protección santuario, específicamente en los condados de Los Ángeles y Santa Clara.

Hace unas semanas la ciudad de Riverside a través de las redes sociales ha comenzado una campaña para convocar a los ciudadanos de esa ciudad y sumarse a la lucha para declararse como ciudad santuario.

Ciudades estadounidenses catalogadas como santuario son: San Diego, Los Ángeles, San Francisco, Miami, Chicago, Seattle, Houston, Phoenix, Austin, Dallas, Washington D.C., Detroit, Salt Lake City, Minneapolis, Baltimore, Portland (ambas Maine y Oregón), Denver, New York City, Chicago y todo el estado de New Jersey.    

 

Patrocinador

Este es un ANUNCIO

Be the first to comment

Deja un comentario

UA-86113304-1
A %d blogueros les gusta esto: